Tema principal
Los temas principales son:
La rebelión popular
Los campesinos apelan primero a la justicia divina, pero como la situación en Fuente Ovejuna no hace más que empeorar, deciden tomarse la justicia por su mano.
En la escena en la que Laurencia llega a junto de los hombres y los insulta repetidamente se disparan las dudas y se inicia la rebelión.
Al ser un delito colectivo, y no haber confesiones particulares, queda sin castigo, aunque los Reyes Católicos lo censuran.
El honor
Aparecen dos concepciones. Una es la aristocrática, que defiende al Comendador. Para esta, el honor únicamente lo poseen los nobles y se transmite por herencia.; según el Comendador, no se ve empañado por la injusticia, la arbitrariedad y la prepotencia de sus actos. Conocemos las afrentas contra el honor de los villanos por la acción y por referencias en las palabras de algunos personajes. En este caso, están el intento de forzar a Laurencia, el azotamiento de Esteban con su propia vara, el azotamiento de Mengo por los criados al intentar defender a Jacinta y la entrega de ésta a los soldados. Por referencias conocemos las afrentas a la mujer de Pedro Redondo por el Comendador y sus criados y las afrentas a todo el pueblo en general.
Según el código no escrito de honor, las afrentas han de lavarse con sangre. El Comendador no piensa que sus vasallos alberguen esos pensamientos, cree que les son impropios como cree que sus atropellos no ensucian a Fuente Ovejuna.
La segunda concepción es la ascendente, defendida por el pueblo de Fuente Ovejuna. Para esta concepción, el honor se adquiere mediante el ejercicio de la virtud, la dignidad de la persona no es consecuencia de la calidad de su cuna.


El amor
Se da en una dimensión teórica y en una dimensión práctica. La teoría la ponen en el primer acto Mengo, Barrildo y Laurencia, que defienden la concepción del amor de Aristóteles, Pitágoras y Platón, respectivamente. En la práctica el amor aparece referido a lo social como solidaridad entre clases y en el plano individual se da el amor sensual, el “mal amor” del Comendador y el puro de la relación entre Laurencia y Frondoso.


Una vez roto el “contrato social”, el pueblo de Fuente Ovejuna no deriva hacia el caos porque al ser el pueblo entero culpable del asesinato del Comendador y no haber ninguna confesión individual, no hay castigo.