Obras poéticas
Lope de Vega escribió obras como A mis soledades voy, Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo, Ay, amargas soledades, Canción, Oh, libertad preciosa, Pobre barquilla mía, Poesía dispersa.
Tiene poemas épico-narrativos como La hermosura de Angélica (1602), La Jerusalén conquistada (1609) o La Dragontea (1602). Poemas burlescos: La Gatomaquia (1634).
Lope de Vega reunió sus poesías líricas en las Rimas (1602), volumen que contenía doscientos sonetos; las Rimas sacras (1614), el Romancero espiritual (1619) y las Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos (1634).


Obras narrativas
Lope escribió novelas pastoriles, como La Arcadia (1598), novelas bizantinas, como El peregrino en su patria (1604), novelas cortas como Novelas de Marcia Leonarda (1621-1624), título genérico que subtituló Los pastores de Belén o Arcadia a lo divino y que incluyen Las fortunas de Diana, La Filomena, La desdicha por la honra, La prudente venganza y Guzmán el Bueno, todas ellas de estilo y argumento muy cervantino. Pero su gran obra narrativa es La Dorotea (1632).

Obras teatrales
Lope de Vega creó comedias como El perro del hortelano, La discreta enamorada y La dama boba; tragedias, como El castigo sin venganza,tragicomedias como El caballero del Olmedo u óperas, como La selva sin amor.
Las piezas teatrales de asunto religioso que hizo son: Lo fingido verdadero sobre la vida de san Ginés, El robo de Diana, Los trabajos de Jacob, El rústico del cielo, La hermosa Esther o El nacimiento de Cristo. De tema mitológico son Las mujeres sin hombres (sobre las amazonas), El marido más firme(Orfeo), El laberinto de Creta o El amor enamorado (Dafne); al tema histórico y legendario español pertenecen El último godo, El bastardo Mudarra, El mejor alcalde, el rey, La Estrella de Sevilla, Peribáñez y el comendador de Ocaña.

El arte nuevo de hacer comedias
Lope de Vega expuso sus teorías dramáticas en el Arte nuevo de hacer comedias en este tiempo (1609).
El renacimiento había resucitado y pretendía implantar las teorías dramáticas que se deducían del Arte poética de Aristóteles y de la Epístola a los Pisones de Horacio. En el siglo XVI se produjo el contraste entre dos sistemas teatrales distintos: el derivado del teatro litúrgico medieval, y el humanista a imitación de la comedia de Plauto y Terencio y de la tragedia de Séneca, sujeto a unas determinadas reglas. En toda Europa, en general, se dio un enfrentamiento entre ambas formas dramáticas. En España, el dilema se resolvió con el triunfo del primer sistema, aunque enriquecido con numerosas aportaciones del segundo. El triunfo definitivo fue obra de Lope, si bien el terreno estaba abonado desde el siglo XV. El Arte nuevo es un contrapunto al arte poética horaciana y producto de la dilatada experiencia teatral de Lope, que, al dar a la imprenta el tratado, llevaba ya treinta años, escribiendo para la escena. El valor de la nueva perceptiva es grande, ya que resume los rasgos más notables y característicos del teatro español del siglo XVII.