Personajes principales

Fernán Gómez de Guzmán, Comendador mayor de la Orden de Calatrava.
Es el personaje principal de la obra. Es de edad avanzada y según se puede leer en la obra, no es buen mozo. Lo que lo caracteriza es su personalidad, ya que éste es el tirano de la historia.
Como lo muestra Lope, Fernán Gómez no tiene cualidades positivas, es arrogante, soberbio, orgulloso, lujurioso y manipulador, ya que influye en todos aquellos con los que trata a lo largo del relato.
En la obra no se le muestra como un seductor que podría mentir para poder obtener lo que más busca de una mujer, todo lo contrario, no sería capaz de cortejar a alguien que en su opinión sólo serviría para satisfacer sus bajos instintos.
Este personaje muestra una evolución en el segundo acto.
El comendador es el ejemplo de las personas que nunca tuvieron poder y que cuándo lo tienen no saben usarlo.
Al momento de su asesinato, no muestra ningún arrepentimiento.
COMENDADOR: Cuando no sepa mi nombre,
¿no le sobra el que me dan3
de comendador mayor?
ORTUÑO: No falta quien le aconseje
que de ser cortés se aleje.
COMENDADOR: Conquistará poco amor.
Es llave la cortesía
para abrir la voluntad;
y para la enemistad
la necia descortesía.

Rodrigo Téllez Girón, el maestre de la Orden de Calatrava

Se caracteriza por el engaño del comendador que sufrió. Este engaño, Lope trata de disculparlo achacándolo a la inocencia por la juventud de Rodrigo.

MAESTRE: Perdonad, por vida mía,
Fernán Gómez de Guzmán;
que agora nueva me dan
que en la villa estáis.
COMENDADOR: Tenía
muy justa queja de vos;
que el amor y la crïanza
me daban más confïanza,
por ser, cual somos los dos,
vos maestre en Calatrava,



Laurencia, labradora de Fuenteovejuna e hija de Esteban

Es la mujer guapa del pueblo e hija del alcalde Esteban. Su carácter es bastante frío sobre todo en temas de amor, quien pone a los hombres de la obra a un bajo nivel, pero esto cambia cuándo decide casarse con Frondoso. Es una de las principales afectadas por la lascivia del comendador.

Aunque es campesina, defiende su honor como si fuera una dama de alcurnia. Al principio no muestra algún interés por Frondoso y esconde sus sentimientos, pero después, cuándo este está en peligro de muerte, da a conocer todos sus sentimientos.
LAURENCIA: ¡Mas que nunca acá volviera!
PASCUALA: Pues a la hé que pensé
que cuando te lo conté
más pesadumbre te diera.
LAURENCIA: ¡Plega al cielo que jamás
le vea en Fuenteovejuna!
Mengo, labrador

Es un hombre robusto y bonachón, y quién a veces carece de audacia. Aunque parece que este personaje carece de un carácter fuerte o de valor, esto cambia en la escena de los garrotes. Una de las características peculiares de Mengo es que éste hace burla del amor y lo describe como egoísmo. Así como Frondoso, a Mengo se le nota el altruísmo el cuál él no se había dado cuenta que existía cuándo heróicamente defiende a Jacinta así como Frondoso defendió a Laurencia. A diferencia de otras obras, cuando Mengo defiende a Jacinta muestra un cierto heroísmo el cual no es muy común en los personajes graciosos de las obras de Lope.
FRONDOSO: En aquesta diferencia
andas, Barrildo, importuno.
BARRILDO: A lo menos aquí está
quien nos dirá lo más cierto.
MENGO: Pues hagamos un concierto
antes que lleguéis allá,
y es, que si juzgan por mí,
me dé cada cual la prenda,
precio de aquesta contienda.
Frondoso, labrador
Se puede decir que es el galán de Fuenteovejuna. Es el valiente enamorado de Laurencia, quien al principio de la obra muestra una personalidad tímida pero después saca su valor para defender a la chica y muestra su valor al amenazar al comendador para salvarla.
BARRILDO: Soy contento.
FRONDOSO: Pues lleguemos.
Dios os guarde, hermosas damas.
LAURENCIA: ¿Damas, Frondoso, nos llamas
Los Reyes Católicos, justicia y magnanimidad
Son reyes de Castilla desde 1474. En la obra su figura aparece con cierto distanciamiento y solemnidad (Lope tiene esta norma en el Arte Nuevo...). Sus intervenciones son breves y no se ven nunca con el comendador.
ISABEL: Digo, señor, que conviene
el no haber descuido en esto,
por ver a Alfonso en tal puesto,
y su ejército previene.33
Y es bien ganar por la mano
antes que el daño veamos;
que si no lo remediamos,
el ser muy cierto está llano.
REY: De Navarra y de Aragón
está el socorro seguro,
y de Castilla procuro
hacer la reformación
de modo que el buen suceso
con la prevención se vea.
ISABEL: Pues vuestra majestad crea
que el buen fin consiste en eso.
Personajes secundarios
Ortuño, criado del comendador
En la obra, carece de personalidad e incluso refleja un poco de estupidez. Su papel es el de ejercer órdenes del comendador y por esto, Lope muestra una crítica continua a lo largo de la historia.
COMENDADOR: ¿Sabe el maestre que estoy
en la villa?
FLORES: Ya lo sabe.
ORTUÑO: Está, con la edad, más grave.
COMENDADOR: Y ¿sabe también que soy
Fernán Gómez de Guzmán?


Flores, criado del Comendador
Tiene más iniciativa y muestra más inteligencia que Ortuño. Por esto, el Comendador tiene más confianza en él para ejercer sus mandatos. Aunque no es un personaje muy importante dentro de la obra, sí se puede ver su influencia en los eventos.
FLORES: ¡Qué cansado es de sufrir!
¡Qué áspero y qué importuno!
Llaman la descortesía
necedad en los iguales,
porque es entre desiguales
linaje de tiranía.
Aquí no te toca nada;
que un muchacho aún no ha llegado
a saber qué es ser amado.
COMENDADOR: La obligación de la espada
que se ciñó, el mismo día
que la cruz de Calatrava
le cubrió el pecho, bastaba
para aprender cortesía.


Don Manrique
Este personaje ejerce la función de informante y de consejero de los reyes. Manrique, con sus méritos, su obediencia, eficacia y prudencia se gana el respeto.
MANRIQUE: Aguardando tu licencia
dos regidores están
de Ciudad Real. ¿Entrarán?
REY: No les nieguen mi presencia.
Pascuala, labradora de Fuenteovejuna
Es amiga de Laurencia, y también es víctima de las tentaciones del comendador. Pascuala es una mujer bella, sensata y de un carácter dulce. A comparación de Laurencia, Pascuala es menos decidida, menos fría, pero a la misma vez siente los mismos deseos de venganza que Laurencia.
PASCUALA: Yo, Laurencia, he visto alguna
tan brava,y pienso que más;
y tenía el corazón
brando como una manteca.

LAURENCIA: Pues ¿hay encina tan seca
como ésta mi condición?
PASCUALA: Anda ya; que nadie diga:
"de esta agua no beberé."

Jacinta, labradora de Fuenteovejuna
En un cierto momento de la obra, a causa del dueño de la encomienda, se siente en un mal estado físico o moral y quien al final es salvada por Mengo.
JACINTA: Dadme socorro, por Dios,
si la amistad os obliga.
LAURENCIA: ¿Qué es esto, Jacinta amiga?
PASCUALA: Tuyas lo somos las dos.
Esteban,alcalde de Fuenteovejuna
Es el padre de Laurencia. Es un hombre de avanzada edad, hombre de honor y muy honrado, aunque también es orgulloso y un poco caprichoso. A causa de su estatus social, éste no presenta ningún tipo de sumisión hacia el Comendador. Él es el que se queda con la responsbilidad del juez de la realeza hasta que se anuncia el nuevo juez. Esteban es uno de los personajes, quien a comparación de otras obras, Lope muestra una cierta veneración.ESTEBAN: Fuenteovejuna y el regimiento que hoy habéis honrado, que recibáis os ruega e importuna un pequeño presente, que esos carros traen, señor, no sin vergüenza alguna, de voluntades y árboles bizarros, más que de ricos dones. Lo primero traen dos cestas de polidos barros; de gansos viene un ganadillo entero, que sacan por las redes las cabezas, para cantar vueso valor guerrero. Diez cebones en sal, valientes piezas, sin otras menudencias y cecinas, y más que guantes de ámbar, sus cortezas. Cien pares de capones y gallinas, que han dejado viudos a sus gallos en las aldeas que miráis vecinas. Acá no tienen armas ni caballos, no jaeces bordados de oro puro, si no es oro el amor de los vasallos. Y porque digo puro, os aseguro que vienen doce cueros, que aun en cueros por enero podéis guardar un muro, si de ellos aforráis vuestros guerreros, mejor que de las armas aceradas; que el vino suele dar lindos aceros. De quesos y otras cosas no excusadas no quiero daros cuenta. Justo pecho de voluntades que tenéis ganadas; y a vos y a vuestra casa, buen provecho.COMENDADOR: Estoy muy agradecido. Id, regimiento, en buen hora.
Alonso, un regidor de Fuenteovejuna
Es otro alcalde de Fuenteovejuna, pero su importancia es mucho menor que la de Esteban. Él interviene de vez en cuando dentro de la obra y sirve de intermediario entre el comendador y Esteban.
ALONSO: Descansad, señor, agora,
y seáis muy bien venido;
que esta espadaña que veis
y juncia a vuestros umbrales
fueran perlas orientales,
y mucho más merecéis,
a ser posible a la villa.
COMENDADOR: Así lo creo, señores.
Id con Dios.
Juan Rojo, labrador
Es el tío de Laurencia. Éste es un hombre que siempre interviene y muestra una dada sabiduría. Aunque no es un personaje muy importante dentro de la obra, éste si es influyente en los personajes dentro de la trama.
JUAN ROJO: No hay en cuatro haciendas para un dote,
si es que las vistas han de ser al uso;
que el hombre que es curioso es bien que note
que en esto el barrio y vulgo anda confuso.

LABRADOR: ¿Qué hay del comendador? No os alborote.

Barrildo, labrador
Es amigo de Frondoso. Es un personaje que aunque no se mencione mucho, sus opiniones son de gran importancia dentro de la obra, y aunque ni si quiera hace algo importante, lo que dice en sus diálogos es lo que lo hace notar en el trascurso de la obra.
BARRILDO: Supiéraslo tú trovar
mejor que él está trovado.
FRONDOSO: Mejor entiende de azotes
Mengo que de versos ya.




Personajes fugaces

El Regidor Cuadrado, otro regidor, juez, Leonelo, un labrador, un niño y la villa como personaje colectivo en el 3º acto.